BUSCAR

Entrada destacada

NUEVA WEB

(PINCHAR EN LA IMAGEN, PARA IR A LA NUEVA WEB) NUEVA WEB  

viernes, 13 de septiembre de 2013

LOS GHOUL

Desde la tumba asoma lo insaciable


Quizás existan pocas perspectivas más aterradoras que las de ser devorados, parcial o enteramente, por una criatura monstruosa. Tal es el caso del gul, palabra española derivada del inglés ghoul, que a su vez proviene del árabe ghul, cuyo plural es ghilan, y que puede significar demonio o espectro. Hay referencias a una variante femenina del gul, la ghouleh, conocida en español como la algola. Occidente tomó conocimiento de estas espantosas imaginaciones (o realidades) a través de relatos de viajeros o expedicionarios y por intermedio de pasajes literarios contenidos en el volumen Las mil y una noches.


El gul puede ser tomado, de acuerdo a la tradición que se desee seguir, como un monstruo que depende de sí mismo o como el producto de un vampiro. En el primer caso, el gul posee diversos orígenes. Es tal vez producto de una operación mágica (en cuyo caso su advenimiento tiene relación con la brujería, y es entonces un sirviente del hechicero que lo ideó, como sucede con criaturas como el chonchón ),o de una maldición. Hay leyendas que vinculan a los gules con los djinn , aunque como ya escribiéramos, los gules están más relacionados con la brujería y hechicería, a menos que el djinn posea poderes que estén en contacto con artes diabólicas, en cuyo caso nos estaríamos topando con uno de los seres más peligrosos que existen, el djinn hechicero.

Ahora bien, la tradición más corriente es conectar la existencia de un gul a la de un vampiro. Los vampiros tienen la facultad de decidir si acabar o no con su víctima y cuando hacerlo. En muchas ocasiones, no desean convertir en vampiro a la persona de la que se están alimentando, ya que temen que de algún modo ésta pueda acabar rivalizando con ellos. Es por esa razón que el vampiro elige hacer de su alimento un gul, un cadáver animado que forma parte de la legión de los no-muertos, pero cuya voluntad está controlada por el vampiro y en muchas oportunidades convierte al gul en su sirviente.

¿Cuáles son los hábitos del gul? El más destacado de ellos, y el que al mismo tiempo causa más pavor es la necrofagia, la costumbre de devorar carne muerta. Ello implica que el gul necesariamente asesinará a su víctima antes de engullirla, pero también que no rechazará el banquete que le ofrece un ser que ya es cadáver. Los gules suelen habitar en cercanías a los cementerios, o dentro de ellos, y devoran los restos de los enterrados por las noches (sí, por supuesto, el gul posee hábitos nocturnos). No obstante, muchas veces no encuentran su alimento en cantidad suficiente y deben conformarse con roer su sudario o bien partes de su propio cuerpo. Una de las formas de comprobar si un muerto reciente es un gul es examinar su tumba en busca de rastros de sus mordiscos o de pedazos de carne que ha robado en las cercanías. Va de suyo que el gul no es, en absoluto, un monstruo con fama galante o distinguida, como en algunos casos puede serlo el vampiro.


¿Cómo distinguir a un gul producto de la hechicería de uno que ha sido convertido en tal por un vampiro? Según se dice, existe una forma de hacerlo: al gul que nace de los menesteres de los brujos, se le concede la propiedad de poder cambiar de forma. Estas metamorfosis tienen que ver con criaturas que son parte de su medio ambiente: así, el gul del Medio Oriente se transforma en camello, en perro, en ibis o en una bailarina hermosa; todas estas metamorfosis tienen como fin aproximarse a su víctima sin despertar sospechas. Sin embargo, es posible detectar una característica delatora en esta clase de gules: no pueden transformar completamente sus extremidades, de modo que sus patas parecerán una mezcla de garra con mano humana. Estén atentos.

FUENTE: aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos Youtube

Loading...