BUSCAR

Entrada destacada

NUEVA WEB

(PINCHAR EN LA IMAGEN, PARA IR A LA NUEVA WEB) NUEVA WEB  

viernes, 13 de septiembre de 2013

La biologia de los vampiros



Sistema nervioso
El sistema nervioso de un vampiro es similar al de los humanos y es su ‘talón de Aquiles’. Las heridas a la columna vertebral o al cerebro de un vampiro pueden ser letales. Los nervios y la columna vertebral de un vampiro trabajan de la misma manera que lo hacían antes de la transformación, pero hay cambios en el cerebro, y estos sirven para comprender el comportamiento de un vampiro.


  1. Serotonina: los vampiros tienen niveles más bajos de este neurotransmisor. En los humanos, niveles bajos de serotonina desencadenan agresión y comportamiento peligroso. Un estudio sobre asesinos condenados a pena de muerte reveló niveles bajos de esta sustancia en sus cerebros.
  2. Dopamina: la dopamina induce los sentimientos de bienestar. En los vampiroses liberada durante su alimentación y tiene un efecto narcótico. Los caminos neurales activados durante su alimentación son semejantes a aquellos de los adictos cuado usan drogas.
  3. Los cambios químicos en los ritmos circadianos del cerebro que nos ayudan a levantarnos con la luz solar se revierten en los vampiros.
Órganos de los sentidos
Los órganos de los sentidos poderosos dan a los vampiros la ventaja en la caza y captura de sus víctimas. Es casi imposible atraparlos desprevenidos, ya que siempre sienten la presencia de uno con anterioridad.
  1. Visión: en los vampiros, el iris de cada ojo se vuelve hiperdilatado, lo cual hace que sus ojos parezcan negros. Aunque esta dilatación del iris les da una excelente visión nocturna, de día los vuelve prácticamente ciegos. Además, los vampiros sufren inflamación de la esclera, haciendo que el blanco de sus ojos sea rojo.
  2. Olfato/Oídoambos sentidos son extremadamente agudos, ya que los vampiros poseen el doble de células en sus narices y oídos en comparación con los humanos. De hecho, un vampiro generalmente huele u oye  a una persona mucho antes de verla.
Cabello, piel, dientes y uñas
Parte del terror de encontrarse con un vampiro radica en los cambios dramáticos que sufre su apariencia exterior. Algunos de ellos son funcionales, mientras que otros permanecen como un misterio.
  1. Dientes: durante el coma vampírico, los dientes superiores e inferiores experimentan un crecimiento. Luego se deposita un esmalte adicional en la corona del diente. Los vampiros afilan sus dientes para que les sea más fácil alimentarse.
  2. Cabello: los vampiros pierden todo su cabello exterior dentro de los diez años de su transformación (excepto por los pequeños cabellos de sus oídos, conocidos como ‘cilia’).
  3. Piel: un vampiro recién transformado tiene un tono de piel pálido y amarillento que luego se vuelve azul con los díasA medida que pasa el tiempo, la piel se vuelve cada vez más traslúcida, y se puede llegar a ver una fina red de venas debajo de ella.
  4. Uñas: las uñas de los vampiros se vuelven más gruesas y crecen rápidamente. Las afilan para agarrar mejor a sus víctimas..
Sistema circulatorio
Las diferencias más profundas entre los humanos y los vampiros se encuentran en el sistema circulatorioEstas diferencias permiten a los vampiros sobrevivir a los golpes terribles que matarían a un ser humano.
  1. Sangre: la sangre de un vampiro es llamada ‘icor’. Las modificaciones a la hemoglobina de las células sanguíneas hace que su sangre sea negra.
  2. Corazón: la sangre de un vampiro es impulsada por medio de la contracción de un músculo esquelético en lugar del corazón, que eventualmente se atrofia por el desuso.
  3. Adrenalina: esta ‘hormona de emergencia’, que normalmente aparece durante situaciones de riesgo, se encuentran en abundancia en la sangre de un vampiro. La presencia de la adrenalina junto con los cambios en los tejidos muscular, conectivo y óseo son responsables de la extraordinaria fuerza, velocidad y agresividad de los vampiros.


Temperatura corporal
La temperatura corporal de un vampiro es de unos 60 grados, a diferencia de la de los humanos que es de 98 grados. Esta diferencia tan marcada fue de gran ayuda para los cazadores de vampiros modernos, ya que los hace distinguibles de los humanos por medio de un sensor de calor infrarrojo.

Sistema óseo/muscular
Las adaptaciones de los sistemas musculares y óseos son de gran ventaja para los vampiros.
  1. Tejidos musculares/conectivos: alrededor del 90% de los músculos  son de la variedad de contracción rápida (comparado con el 50% del promedio humano). Los músculos de contracción rápida permiten pequeñas explosiones de fuerza máxima, ideales cuando se caza alguna presa. Además, los ligamentos y tendones de los vampiros se hacen más gruesos en respuesta al trabajo impuesto sobre ellos por los músculos.
  2. Sistema óseo: los huesos de los vampiros se vuelven más gruesos, una adaptación necesaria para contener a sus nuevos y poderosos músculos.

¿QUE TAN CIERTO ES ESTO?

FUENTE: aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos Youtube

Loading...