BUSCAR

Entrada destacada

NUEVA WEB

(PINCHAR EN LA IMAGEN, PARA IR A LA NUEVA WEB) NUEVA WEB  

domingo, 15 de septiembre de 2013

ENTREVISTA CON EL (EX) VAMPIRO

 ENTREVISTA 

Los vampiros saben cómo hacerse notar y cómo hacerse famosos sin siquiera existir (¿o acaso sí existen?) Lo que nos consta es que son un mito tan fuerte que incluso hay asociaciones que se dedican a “estudiarlos”, como la Sociedad Española de Estudios sobre los Vampiros, formada por “profesionales” que se encargan de investigar y recopilar toda la información que salga a luz y contenga la palabra “vampire”.
Y desde luego si hay asociaciones que los “estudian”, es porque realmente hay seres que vagan en la noche para evitar la luz del sol, que beben sangre humana y que son tan terroríficos que causan miedo y no, no hablamos de personajes de ficción, sino de personas que anhelan tanto ser un vampiro que imitan todo lo que tenga que ver con ellos.
En la ciudad de Monterrey existen “clanes”, chavos de diferentes edades que se reúnen en la oscuridad para criticarse, darse consejos y apoyarse en su “transformación”. Beben sangre, son blancos y pálidos (o usan maquillaje para ese efecto) blasfeman contra Dios, odian el ajo y sí, también tienen colmillos. A veces los confundimos con góticos y darketos, pero ellos se consideran “vampiros”.

Los Ventrue es el nombre de uno de los clanes de la localidad, en su momento estaba conformado por 24 personas de diferentes estratos sociales. El grupo surgió de “Vampiro: La enmascarada”, un famoso juego de rol en el que sus integrantes tienen que “deambular” en las tinieblas imitando a La Camarilla, “organización secreta de vampiros que esconden su existencia y actividades a  los humanos”.

Este clan no forman parte de la moda actual de los vampiros,  ellos no poseen lo que podría definirse como una “vampirofília” hacia la nueva imagen de los “chupasangres” (guapos, jóvenes, adinerados y vestidos a la moda).Para este grupo de chavos desde hace mucho tiempo el vampirismo es una cultura y un estilo de vida.

LA ROCKA contactó a un ex integrante del clan. Un chavo de 21 años que pasó parte de su adolescencia buscando la inmortalidad. El ahora “ex vampiro” compartió información acerca de cómo se transforma una persona, cómo se vive siendo vampiro y desde luego, hasta dónde llega la idea de creerse un personaje mítico de la historia.


El joven, que inició en el mundo vampírico a los 15 años, se presenta a la entrevista ataviado con pantalones negros y camisa color vino. Le diremos Raúl ya que en su actual trabajo podría mal interpretarse su pasado, así que prefiere mantenerse en el anonimato.


¿Cómo te involucras en el vampirismo?

“Cuando empecé a sentir excitación por la sangre”, dice seriamente, como si recordara el placer que sentía cuando se imaginaba bebiéndola. Repite su frase tres veces y la entrevista continúa.

¿Cómo conoces a los del clan?

“A través de la escuela y en los eventos culturales, porque están llenos de cultura.  También los contacté en eventos que hacían en el kiosco de la Marcoplaza”.

Raúl describe a sus ex compañeros como personas inteligentes y cultas que aman la literatura y la música gótica. Asegura que, para ser uno de ellos, tienes que saber de arte, romanticismo y desde luego, amar la sangre. Vestirte de negro y estar conciente de que llegarán hasta dónde sea para sentirse verdaderos “vampiros”, también son requisitos importantes.

“No cambié nada, porque adentrarte en ese estilo de vida tienes que sentir los que ellos sienten, reflejar en el exterior lo que ellos reflejan. Yo sentía el amor hacia el arte, a la cultura, el romanticismo, amor hacia la sangre, vanidad, glamour, que era lo que caracterizaba a nuestro clan”.

Actualmente la vampirofília está principalmente en Internet, navegando por la web podemos encontrar cientos de páginas que aseguran contener “todo sobre vampiros” y foros en dónde la pregunta más frecuente es “¿cómo me hago vampiro?”, sin embargo, el deseo de ser vampiros va más allá para muchos, como lo fue para Raúl en aquel tiempo.

“Aquí en Monterrey y México hay diferentes clanes de vampiros, ellos van más allá de esta fantasía, la trasforman a la realidad. El clan de los Ventrue tenía una ideología a lo que viene siendo la discreción, un excesivo interés en el arte, en la literatura romántica y son muy apartados, sólo se relacionan entre ellos mismos, son muy elitistas. La mayoría evitaba salir de día para mantener su piel pálida y blanca.

“Cuando nos reuníamos compartíamos los diferentes estilos de vida que teníamos, nos enseñábamos los unos a los otros. Había mucho placer por la sangre, no practicábamos sacrificios pero si nos envolvíamos mucho en mejorar nuestro estilo de vampiros, que cada día que pasara fuera más real y que no fuera ficción.
¿Bebían sangre?
Algunos bebían sangre entre ellos mismos. Su doctrina era elitista, para que una persona entrara tenía que cumplir con ciertas características, como tener conocimiento de lo que ibas hacer, ser discreto, tener mucho interés en la literatura, en la vanidad y mas allá de eso, que viera esto como una realidad, no como un juego.

¿Cómo te vestías?

“Me maquillaba para verme más pálido, usaba pupilentes azules, usaba el cabello medio largo. Mis colores preferidos para vestir era el vino, rojo, negro y blanco; siempre usaba saco negro, me vestía muy elegante. La gente me podía catalogar como gótico porque usaba mis botas, mis pantalones de piel, camisas de vestir negras de seda y terciopelo, camisas de holanes, cruces, anillos largos de plata, crucifijos con diferentes significados e incluso me mandé a hacer unos colmillos con resina y otros implantes para completar mi imagen.

¿Qué hacían para buscar la inmortalidad?

Al vampirismo y al satanismo lo divide en una línea muy delgada, cuando empecé a crecer del nivel en el que me encontraba me fui involucrando en el satanismo. Esto no es una moda como muchos creen, empece a desear más, sentía un deseo más profundo a  lo que era el dolor, la amargura, la ira y el deseo de la sangre aumentaba,  por eso me empecé a orillar al satanismo.
Empezábamos a blasfemar en contra de Dios, hacíamos oraciones en contra de dios, leíamos la Biblia de los vampiros, practicábamos brujería, cultismo, brujería negra, teníamos altares al diablo, y hacíamos mucho el vudú.

¿Por qué te alejaste?

Por que me di cuenta que no tiene caso vivir en la eternidad si no tienes un propósito, nosotros vivíamos en propósitos de día a día, cuando se acaban las horas se terminaba ese propósito. Cuando veías al interior de lo que hacías era superficial y no traía algo de beneficio para uno”.

Raúl ya no usa sus colmillos, dejó a un lado los crucifijos y anillos de plata, colgó el sacó de pana, guardó sus botas “darketas” y dejó de usar el pelo largo, el maquillaje para verse pálido, sus pupilentes azules y lo que completaba su “outfit vampírico”: camisas de holanes. Perdió contacto con los miembros del clan y sólo se ha enterado de la muerte de algunos de sus ex compañeros quienes fallecieron en accidentes y a causa de enfermedades.

“A lo mejor muchos dirán que todo esto es muy fumado, pero esto existe y es real, nada puede ser creado sin ningún propósito”, finaliza.

Actuamente, Raúl ya sale de día (antes lo evitaba para mantener su piel clara), estudia Ciencias Políticas y está afiliado a un poder político.

FUENTE: aqui 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos Youtube

Loading...